Tenemos polizones a bordo

Tenemos polizones a bordo

Por Aiyon Abogados03.01.17 AIYON, LEGAL, MARÍTIMO, SEGUROS

20151113_142632Uno de los mayores problemas a los que pueden enfrentarse los armadores de los buques es descubrir la presencia de polizones a bordo. Y decimos problema no sólo enfocándolo desde un punto de vista económico y de la seguridad, que también, si no sobre todo por el “factor humano” que esta circunstancia conlleva.

Por un lado, se conjuga la intromisión que sufren tanto el Capitán como la tripulación por verse afectados en su puesto de trabajo y lugar de convivencia, de manera abrupta, por la presencia de una o más personas desconocidas de cuya situación vital se convierten, además, en plenamente responsables. Por otro lado, los mismos polizones viven su propia situación de miedo e incertidumbre al ser descubiertos a bordo de un buque rumbo a un destino incierto ya que, no debemos olvidar, son casi nulas las posibilidades que tienen de desembarcar y ser acogidos en el país donde el buque tenga prevista su escala.

De esta problemática ha sido recientemente partícipe AIYON Abogados asistiendo a un buque que hizo escala en puerto español. Nuestra firma asistió a los armadores de un buque que tuvo que afrontar la problemática de repatriar cinco polizones que fueron hallados a bordo, teniendo el barco escala anunciada en puerto español. Operativa de asistencia a los armadores, el Capitán, la tripulación y los polizones que se ha desarrollado con gran éxito siendo repatriados los cinco polizones a su país de origen en un plazo menor de siete días, una vez el buque había arribado a puerto español.

Realizar un trabajo de estas características, como el que AIYON Abogados afrontó, supone una dedicación casi plena al caso dada la urgencia que tiene el barco por regularizar la situación a bordo y continuar con su travesía. Desde que los polizones son localizados en el buque hasta culminar su exitosa repatriación, entre otros, nuestra firma tuvo que coordinar esfuerzos con la policía y las autoridades locales del puerto de arribada y sus organismos superiores  localizados en Madrid, como con la embajada del país de origen de los polizones. En el plazo de una semana hubo que atender las necesidades y requerimientos del buque, del Capitán y la tripulación y de las autoridades españolas, así como coordinar la obtención de la documentación y permisos necesarios, proceder al cierre de viajes, proceder a la contratación de seguridad, etc. A lo que hay que sumar, no olvidemos, el mencionado “factor humano”. Esto es, tener siempre y en todo momento un trato adecuado hacía los polizones, respetando sus necesidades y su dignidad, manteniéndoles debidamente informados y garantizándoles una repatriación segura.

En un caso tan complejo como este, AIYON Abogados cumplió con las expectativas de los armadores y facilitó a los polizones la vuelta segura a casa, restableciendo la vida y el trabajo abordo con éxito y en un plazo de tiempo mínimo.

 

  • SHARE

Los comentarios están cerrados.